Habilidades Paternales 101

AVISO: esta historia NO es mia. La traduccion es de la fantastica Giselita y Maga Swam Cullen.





Cap 3 - Deja Vú







Bella POV






La puerta de la clase estaba abierta así que me metí y me dejé caer en mi asiento solo un minuto tarde de la hora. El profesor me frunció el ceño y continuó con la lección. No había mucha gente prestándole atención a la lectura. Podría ver que había varias notas pasándose de un lado al otro, entre chicas y chicos, asumí que tendrían que ver con toda la historia del proyecto de salud.






Me hundí en el asiento y comencé a reírme sola. La imagen de Emmett y Rosalie cayéndose del armario volvió a saltar a mi cabeza. ¡Esperen a que Edward lo sepa! Me preguntaba que era lo que habian echo Alice y Jasper para festejar que serian padres. Un rapido estremecimiendo recorrió mi cuerpo...






Sentí un golpe en mi hombro y me entregaron un pequeño pedazo de papel doblado. Afuera en una caligrafia bastante desprolija estaba mi nombre. Lentamente, abrí la nota para que el profesor no oyera el ruido del papel. Lo extendi y comence a leer.






Bella,






Me preguntaba si querrías ser mi compañera para el proyecto de la clase de salud.






Seguro que a Edward no le importara






¿Serias la madre de mi bebe?






Tyler.






¿Esto chico había perdido la cordura? ¿Que a Edward no le importaría? No conocía bien a Edward, por que definitivamente le importaría. Mire sobre mi hombro y le vi darme una saludo con la mano. ¡Tyler tenia que ser el hombre mas ignorante de toda la especie! Tomé mi bolígrafo y comencé a escribir mi respuesta.






Tyler,






Lo siento, pero no puedo ser la madre de tu bebe. Nací sin útero y no puedo tener hijos.






Bella.






PD: A Edward seguro que le importara...






Me rei sola por que crei que era gracioso. Obviamente, sabía que Tyler se perdería la broma y probablemente respondería que no necesitaba un útero para el proyecto y preguntaría nuevamente. Si lo hacia, tendria que ser un poco malo. Doble el papel, tache mi nombre en el frente, escribí Tyler y lo envié en su dirección.






La clase termino sin volver a tener alguna comunicación con Tyler así que creo que entendió el punto. Cuando el timbre sonó levanté mis libros del escritorio y me dirigí hacia la puerta. Recostado contra los casilleros, Edward esperaba por mí. El alzó una ceja y preguntó. "¿Que tal la clase?" pude notar por el tono de su voz que ya sabia lo de Tyler así que solo me encogí de hombros. "Bien, nada entretenido."






Sentí sus fríos dedos envolviendo los míos mientras comenzamos caminar hacia el hall. Una sonrisa cruzó su rostro "Realmente lamento lo de tu útero…" comencé a reírme tontamente al escucharle decir 'utero' con ese tono de voz correcto. "Fue lo primero que salto a mi cabeza. Aunque no sabia si iba a entender la broma."






"Oh se la perdió completamente, fue el 'A Edward seguro que le importara' la parte que pareció dar resultado. Eso, y el gruñido que le di mientras paso a mi lado en el pasillo." El echo de que Tyler le tuviera miedo le divertia bastante. Me puse en puntitas de pie y le di un beso. "Gracias mi fuerte y grandote vampiro. Oh hey, ¿Te conté sobre Rosalie y Emmett cayéndose de un armario de limpieza después de la asamblea?"






Una mueca de disgusto cruzo su rostro "Creo que escuche algo de eso…" por la forma en que remarco el escuche sabia que había visto algo de sus pensamientos en el armario, pobrecito. Le di un feurte abrazo y luego dije "Tengo que irme a clases, rayos. Te veo en un rato."






"Adios Bella, diviertete en la clase." Se volteó y se alejó caminando, pero creí que se estaba riendo. Genial, eso significaba que dentro me esperaba otro desastre.






Caminé derecho hacia mi asiento, sin hacer contacto visual con nadie. En mi escritorio habia otra nota. Estaba teniendo una regresión de los días previos al baile. Dios no otra ves, ¿por favor? Todos en la escuela saben que tengo novio, ¿que es lo que están pensando?






Tomé la nota y golpeé mis libros contra el escritorio. Me tranquilicé y abrí la nota. Esta era de Eric, genial. Había unas pocas líneas tachadas y luego escribió:






Bella,






Si necesitas un compañero para el proyecto de la clase de salud, estaré contento de ayudarte y ser el padre de tu bebe.






Eric






Pensé varias opciones y luego me decidí por una. Entonces escribí rapidamente.






Eric,






Ya le he pedido a Alice que sea el padre de mi bebe.






Estamos felices juntas.






Podrías preguntarle a Tyler si puedes ser el padre de su bebe, se que necesita un compañero.






Bella






Era duro, pero quería que se terminara. Además no necesitaba a Lauren y compañía enfadas conmigo. Nuevamente pase la nota hacia Eric. Su rostro se lleno de confusión mientras leía. Tuve que cubrir mi boca para que no viera la enorme sonrisa en mi rostro. Conseguido. Enterré mi rostro en el libro y conté los minutos para que la clase terminara.






Tenía los libros en mano, lista para irme de la clase. El timbre sonó y fui la primera en salir por la puerta. En lugar de estar Edward esperándome, estaba Alice. Corrió y me dio un feurte abrazo. "¡Hola Bella! ¿Que tal la clase?" la gente salía amontonada de la clase a mis espaldas y ella aun seguía abrazándome.






"Bien Alice. ¿donde esta Edward?" Ella sonrió y señalo hacia el hall. Mire en la dirección y vi a Edward y a Jasper doblados de la risa. Me volví hacia Alice. "¿De que diablos se estan riendo?"






"No estoy completamente segura. Edward solo me dijo que viniera a buscarte a la puerta de la clase y te diera un gran abrazo. Aparentemente quería ver la reacción de Eric..." ambas comenzamos a caminar para encontrarnos con los chicos, quienes ahora se sostenían sus costados.






"¡Los sentimientos de confusión que desprende ese chico son increíbles!" escuché a Jasper decir mientras nos acercábamos.






Edward me dio un abrazo "Lo siento, pero era demasiado perfecto. Pobre Eric, ¡casi tira sus libros cuando te vio con Alice! Su mente corría como loca."






"Me complace saber que esto te entretiene Edward." Dije sarcásticamente. "vamos. Tengo que ir a clases y acabar con las esperanzas de algun otro chico que quiera ser el padre de mi bebe. ¡Te dije que odiaba los lunes!" tomé su brazo y comencé a caminar hacia la siguiente clase.






Llego el cuarto periodo y pasó sin incidentes. Contenta, caminé hacia la sala y vi a Edward esperándome. "Lo siento, nada bueno para reportar. Ninguna propuesta de matrimonio, nadie se ofreció a inseminarme, solo una aburrida clase de ingles."






"Bien, en lugar de intimidar a uno de esos chicos puedo hacer esto." Tomó mi rostro en sus manos y sentí mis mejillas ruborizarse. Presionó sus fríos y suaves labios contra los míos por un segundo. Mi cabeza comenzó a dar vueltas. Cuando me aparté de él dije sarcásticamente "Genial, ahora tendremos mellizos." El sacudió su cabeza y comenzamos a caminar hacia la cafetería.






Él necesitaba hablar con Emmett sobre algo así que el se dirigió hacia la mesa y yo fui por algo de comer. Miré a la fila de la cafetería, tratando de encontrar algo que fuera bueno. La fila era realmente larga y quería que Edward volviera para agarrar lo primero que veía, algunos bastones de queso y una sprite, volver y pagar.






Mientras estaba en la fila, mire a Edward, el y Emmett estaba sentados un al lado del otro en la mesa, ambos con sus brazos cruzados mirándome. Les lance una mirada de confusion. Justo entonces, escuché a alguien acomodarse a mi lado en la fila, por el rabillo del ojo vi a Emmett darle un codazo a Edward y sonreír.






"¿Bella?" inmediatamente reconocí la voz y lance una mirada asesina a Edward y a Emmett. Sabían que esto iba a suceder y estaban allí sentados, disfrutando del show. Me volví y a mi lado estaba Mike Newton.






"Hola Mike. ¿Como estas?" no podía importarme menos, pero trataba de ser amable. Quizás no era lo que estaba pensando, quizás…






"Esto, tengo una pregunta que hacerte Bella. Me preguntaba si…um bueno me preguntaba si…si tu…um bueno...si querrías ser mi compañera para el proyecto de salud." Se ruborizó un poco cuando terminó la pregunta. Le miré y alcé una ceja. "¿Que hay de Edward?" esperaba que entendiera la indirecta. Me equivoqué. "Bueno, no conozco mucho a Edward, quizás sea un poco incomodo tener a un hombre como compañero." ¿Cómo es que alguno de estos chicos llega al final del día?






"No Mike, me refiero, ¿Cómo crees que Edward se sentiría si fuera tu compañera y no de el, dado que él es mi novio?" enfaticé la palabra novio.






"Bueno, solo pensé que como pasan tanto tiempo juntos quizás querrías hacer algo con alguien mas." La parte más frustrante era que realmente creía lo que estaba diciendo. Comence a sentirme enfadada.






¡Si tan solo supiera cuando amaba a Edward! Estaba dispuesta a dejar todo por él, mi familia, mi vida. No quería pasar ni un segundo lejos de Edward. Mis manos comenzaron a apretar la bandeja que tenía frente a mí y ya no me sentía tan diplomática.






Sentí una repentina ira y grité "Mike, no puedo ser tu compañera para este proyecto. ¡Quede embarazada de Edward antes de salir del gimnasio! El es el padre de mi bebe, ¿Entendiste? ¿Necesito gritar un poco mas o que? Es un sueño echo realidad y ambos estamos MUY felices." Mi rostro ardia de la ira mientras temrinaba.






¿De donde saló todo eso? Pensé para mi misma. Miré a mí alrededor y la cafetería estaba en silencio. La gente que estaba caminando se quedó estática mirándome, con la boca abierta. Los únicos sonidos eran unas risas ahogadas. Miré a la mesa donde se sentaban los Cullen. Edward, Jasper y Emmett tenían sus cabezas escondidas en la mesa y temblaban con las risotadas. Alice estaba aplaudiendo y Rosalie solo sonreía y sacudía su cabeza.






Cerré mis ojos, y repentinamente sentí una ola de calma invadirme. Miré a Jasper. El había sido el culpable por mi repentino enfado, y ahora trataba de solucionarlo antes de que fuera hacia allí…buen intento.






Me sentía realmente mal por haberle gritado a Mike así que traté de disculparme y murmuré "Lo siento Mike, ya sabes…hormonas del embarazo…"






El show había terminado y la gente rápidamente volvió a sus almuerzos. Mike se alejo con una expresión de aturdimiento en su rostro. Realmente dudaba que alguien volviera a hablarme. Pague mi almuerzo y me dirigí hacia la mesa de los Cullen y golpeé mi bandeja contra la mesa.






"Bella, tu rostro estaba violeta cuando le gritaste. Oh Dios mío. Toda la cafetería escuchó como proclamaste que Edward era el padre de tu bebe y la parte de quedar embarazada antes de salir del gimnasio, impagable." Emmett estaba aullando a este punto.






"Gracias por tu contribucion, Jasper." Lancé.






"No te enfades con Jasper, el padre de tu bebe fue la mente maestra detrás de todo esto. El escuchó a Mike pensar sobre esto mientras venia a almorzar. Y realmente Bella, al bebe no le hace nada bien que grites." Alice, obviamente, saltó en defensa de Jasper.






Edward finalmente dejó de reírse y me miro temerosamente a los ojos. "Bella, yo..."






"Edward Cullen nunca te perdonaré por esto. No trates de deslumbrarme cuando estoy enojada contigo…y Jasper, si tratas de calmarme una vez mas, voy a ir y te forzare a que te comas estas croquetas." Me volví hacia Edward, quien se estaba mordiendo su labio para evitar reírse mientras yo despotricaba.






"Estoy tan enojada que voy a...voy a..." estaba tan enfadada que mi mente estaba en blanco y no podía pensar una forma de vengarme de Edward, así que me dirigí a la 'Reina de los Castigos' de la familia Cullen para que me ayudara. "¡Rose ayudame!"






Una sonrisa maligna brilló en el rostro de Rosalie "Bella, es muy fácil. Edward no puede manejar por un mes. Alice lo dejara en tu casa cada mañana y tu lo llevaras a la escuela y lo traerás, en tu camioneta." Hizo una pausa y continuó "Y asegurare de tardar todas las veces, realmente odia que lo marquen por llegar tarde…"






"OOOHHH exelente Rose. ¡muchas gracias!" Edward abrió su boca apra objetar ey sabiamente la cerro. "Es divertido hacerle cosas a los demás hasta que alguien pierde sus privilegios, ¿verdad, Edward?" me mofé en su cara.






La risa se terminó y era hora de volver a clase. Después de mi quiebre mental, nadie mas se volvió a atrever a preguntarme sobre el proyecto. Eso estaba bien para mí.






Me encontré con Edward y el resto de los Cullen luego del último periodo y caminamos hacia el gimnasio para buscar los vientres falsos. El señor Anderson estaba sentado en las gradas con un montón de vientres alineados en el suelo. Nos dio un saludo cuando nos vio. "Señor Cullen y señorita Swan, ¿Ustedes son un grupo?" escribió nuestros nombres en una grilla. "Felicitaciones, aquí esta su vientre, ¿cual de ustedes estará embarazado?" en un rápido movimiento las manos de Edward me estaban señalando. "Bien, ayúdale a ponerse el traje, después de todo la dejaste embarazada esta mañana en el gimnasio…por lo que escuché." Quería gritar. ¿Acaso nunca iba a terminarse este día?






Emmett nuevamente estaba en el suelo, pero el señor Anderson le cortó. "Y el otro señor Cullen y la señorita Hale que bueno es verlos juntos. ¿Se han divertido en el armario esta mañana? Creo que no entendieron la parte de 'pretender' quedar embarazados…señorita Hale, ¿asumo que hará que el señor Cullen sea el embarazado?" Rosalie sonrió y asintió con su cabeza. Tenia la sensación de que tenia al señor Anderson comiendo de su mano. Caminaron hacia la hilera de vientres y encontraron uno con las cintas mas largas para que pudiera entrarle a Emmett.






Edward se reía por lo bajo mientras me ayudaba a colocarme el vientre. Se sentía tan pesado que me hacia inclinarme un poco hacia delante, seguro tenían puestas pesas en el. Si antes era torpe ahora era una inválida. También me veía ridícula con esta cosa sobre mi remera.






Alice, repentinamente corrió a mi lado y sacó algo de su bolso. "Toma, ponte esto Bella."






"¿Que es? No creo que una de tus remeras entre con esta enorme barriga…"






"Es una remera de maternidad, Bella, no te preocupes, te entrara." Tomó otra en su mano, la cual asumí que era para ella.






"¿De donde lo sacaste?" alce la remera y vi que aun tenia puesta las etiquetas.






"Me entere del proyecto hace unos días, así que este fin de semana fui de compras. ¡Espera a ver las cosas que te conseguí!" estaba demasiado excitada.






Edward rió suavemente mientras luchaba por meterme dentro de la remera de maternidad. Encantador, me veía como una tienda de circo. El extendió sus brazos y me dio un abrazo, pero la panza era tan grande que no llegaba muy bien.






"Señorita Cullen y señor Hale, son los siguientes. ¿Quién es el embarazado del grupo?" el señor Anderson estaba escribiendo sus nombres cuando Alice respondió "¡Obviamente que yo! Entonces, ¿Tendré una niña o un niño, señor Anderson?" le dijo con sus ojos desorbitados.






"No lo sabré hasta que lleguen los bebes el viernes." Dijo señalando las barrigas, esperando que se la pusiera y se marchara. Una linea habia comenzado a formarse detrás.






"Pero señor Anderson, hay mucho que hacer para el viernes. Necesito ropas, una cuna, necesito decorar la habitación…" la paciencia del señor Anderson se había acabado y le interrumpió. "Señorita Cullen se enterará el viernes como todos los demás. No necesita ir de compras, no necesita ni una cuna ni una habitación ya que solo esta pretendiendo. ¡Ahora agarre un vientre o hare que el señor Hale sea el embarazadp! Muevase."






Jasper, aterrorizado de que le hicieran pasar la misma vergüenza que a Emmett agarró rápidamente a Alice y la guió hacia los vientres. Entoncontraron uno pequeño que le fuera. Sacó una remera de maternidad de su bolso y se la puso encima. Sonriendo de oreja a oreja se acerco a nosotros "estoy lista. ¡vamonos a casa!"






En todo el trayecto hacia el auto, Emmett iba distraído por su vientre y aun más por los senos falsos que ahora tenia añadidos a su cuerpo. Se detenía delante de las ventanas que pasábamos para admirarse. Edward no se apartaba de mi lado por que yo no dejaba de tropezar en la lisa superficie. La gota que colmó el vaso fue cuando me caí del cordón de la vereda. Edward me alzó en sus brazos y me cargo todo el trayecto hasta el auto.






"No es mi culpa Edward, ya no puedo ver mis pies. Ya me costaba caminar cuando podía verlos, ¡ahora es como caminar ciega por una pista de obstáculos! Solo espero no caer y aplastar al pequeño Eddie."






"Vamos a tener que tener una será discusión sobre el nombre de nuestro bebe, Bella, por que no voy a permitir que mi ficticio hijo sufra con un nombre como Eddie." Mientras se agacho para dejarme en la puerta del auto, me volví y le di un beso. "Eres un padre tan bueno para nuestros imaginario bebe. Pero me encanta demasiado el nombre Eddie."






Caminé hacia la puerta del conductor y extendí mi mano "Dame las llaves, Edward, estas castigado ¿Recuerdas?" el me lanzó una mirada molesta. "Tu eres el que decidió usar mi humillación como fuente de entretenimiento hoy. Acepta als consecuencias y dame las llaves."






Con una pequeña sonrisa en su rostro abrió la puerta del copiloto y se sentó. Entusiasmada, abrí la puerta y me senté detrás del volante, pero me quede encajada. La fuerza que hizo mi vientre al chocar con el volante me arrojó hacia el suelo, fuera del auto.






Todo lo que pude oír fue la risa histérica de Emmett. Edward salió del auto y estaba a mi lado en un minuto, conteniendo su risa mientras hablaba. "Bella, ¿Estas bien? ¿Te hiciste daño?"






"No, estoy bien, pero creo que deberias manejar dado que no puedo hacerlo sin lastimarme." Mis ojos se llenaron de lagrimas de enojo. Una vez más, Edward me alzo en sus brazos y me acercó hacia el auto. Me acomodó gentilmente en el asiento y me puso el cinturón de seguridad. En un intento por levantarme el humor preguntó "¿Cuan lento quieres que maneje?"






"Cinco millas por hora debajo del limite de velocidad." Dije con un puchero, el cual se transformó en una sonrisa cuando vi la expresión de desconcierto en su rostro.






"Lo que digas querida. ¡Vamos a decirle a tu padre que estas embarazada!" la puerta se cerro de un portazo y repentinamente me sentí entusiasmada. Me volví haca Edward cuadno entró en el auto. "¿Quieres divertirte un poco a costas de Charlie?"







3 comentarios:

Maryu dijo...

Me encanto esta historia, es super divertida, tienes mucha creatividad te felicito.
porfa sigue con el blog

irene dijo...

jajajajajajaajaj
ya me imagino a Emmett toqueteandose las tetas falsas y laq cara de Rosalie al verle, jajajajaj
ademas es que Edward no sabia yo que era tan juerguista y animado, jjajajaajaj me gusta este Edward, jajajajajajajaj
y pobre jasper que cara puso cuando casi ve como le encasquetan a el tambien la tripa falsa, ajjajaja

me esta encantando tu historia cariño muy original, jajajajaj

besos
Irene

Anónimo dijo...

jajjajaa mui bueno este capi!!
no m pare d reir.. ME ENCANTO!!!
sos muii buena en estas historia no dejes d escribir x fa
besitos:)

FIRMAS!

Firmemos todos para que S.M. escriba Sol de Medianoche:D
Pincha AQUÍ para firmar.