A tu lado por siempre, 6 - Ana


Capitulo 6: Mi niña traviesa


-Repítelo cariño – le dije como si me comprendiera, mientras la cogía en brazos – Papá – le dije.


Me observaba con una sonrisa. Yo no podía estar más feliz, sentía mi pecho inflado y la sonrisa no abandonaba mi cara. Mi pequeño ángel acababa de hablar.

-Pa…pa – repitió - ¡Papá! – chilló y empezó a reírse en mis brazos, mientras batía sus palmitas.

Todos estábamos alrededor de ella, mirándola con una sonrisa. Esme y Rose tenían los ojos aguados.

- Te adoro – le besé en la cabeza, emocionado.

- Ven con tío Emmet – Em le extendió los brazos y la cogió.

-O...zito – dijo la niña cogiéndole una oreja – Ozito – repitió.

Emmet estalló en carcajadas, nosotros también. Mi niña estaba llamando a Emmet por el sobrenombre que le había puesto Rose.

-Venga preparad las cosas, ¡vamos al parque! – dijo Alice y todos volaron por el salón.

Emmet me dio a la pequeña y se fueron a buscar las cosas. Carlisle se fue a su oficina y Esme se quedó conmigo.

- ¿Cómo es posible que hayas revolucionado mi mundo? – le susurré, aunque sabía que no me entendía – Has puesto mi vida en orden, justo lo que necesitaba. Te adoro – le dije con mucho sentimiento, era algo muy grande lo que sentía en el pecho.

-Papa – rió Bella tocando mis labios, haciéndome sonreír como nunca lo había hecho.

-Tenemos que enseñarle nuestros nombres, Bella es muy inteligente – sonrió Esme haciéndole cariños a Bella.

Todos los demás bajaron corriendo. Uno llevaba el carro, otro llevaba comida y biberones, otro llevaba el coche en miniatura los pañales y Alice… en fin, ella llevaba otro conjunto de ropa por si se ensuciaba jugando.

-¡Al coche! – gritó Emmet y fuimos a su Jeep. Esme y Carlisle se quedarían en casa. Papá tenía que terminar unos papeles sobre el hospital y Esme no le dejaría solo.

Nos montamos todos en el coche tras meter las cosas atrás. Emmet conducía y Jasper estaba de copiloto. Alice, Rose y yo nos sentamos atrás, con Bella en mi regazo, que era el sitio más seguro en el que podría estar.

-Emmet, no vayas a correr – le advertí.

-Tranquilo Eddy, no pasará nada – me miró por el espejo retrovisor con una sonrisa.

-Eso espero, si no te mataré – sonreí de manera amenazante. Emmet rió.

-¡No digas eso delante de Bella! – chilló Rose tapándole los oídos a Bella, que le miraba extrañada mientras jugaba con un osito de peluche que le había comprado Alice.

Miramos el pasaje mientras llegábamos al parque. No había mucha gente en la calle, pero las luces de las casas se encontraban encendidas.

-Ya hemos llegado – dijo Jasper saltando del Jeep y cogió a Bella de mis brazos.

Salimos del coche y fuimos a pasear al parque. Sus árboles verdes y su extraño buen tiempo había atraído a muchas personas que disfrutaban el día allí.

Monté a Bella en el coche que Rose le había regalado hace tiempo. Bella sonrió entusiasmada, moviendo sus palmitas y mirando el volante. Empezamos a pasear, yo iba empujando por atrás el coche y Bella movía el volante. Jasper se encargaba de hacer fotos.

Paseamos por todo el parque. Vimos las fuentes, estuvimos haciéndonos fotos en el césped y le dimos un helado a Bella. Cuando terminó de comérselo y Jasper terminó de sacarle fotos con su boquita manchada de helado, seguimos paseando. A nuestra derecha había un estanque, y Bella se había quedado observando a los patos maravillada. Así que fuimos al estanque.

-Toma gusanitos Emmet – Alice apareció de repente a nuestro lado con un paquete de gusanitos que acababa de comprar. Le dio un puñado a Emmet y vino con la niña - ¿Tú también quieres? – le sonrió y le echó palomitas en las manos, aunque acabaron por sus piernas.

Bella empezó a comerse los gusanitos, los cogía con sus pequeños dedos y se los llevaba a la boca abriendo mucho las manitas. La camiseta rosa que Alice le había puesto estaba ahora llena de migajas amarillas. Me arrodillé al lado de la pequeña y le di un beso en la frente. Ella me sonrió.

-Papá – gritó feliz, y sin esperarlo estampó un gusanito en mi boca.

Cierto era que podría haberme apartado, pero no sería muy normal ya que asustaría a Bella y a la gente que paseaba a nuestro alrededor.

-Papa, papa – me sonrió mientras me metía el gusanito en la boca. Con verdadero asco me lo tragué, intente no masticarlo y tragármelo directamente sin pensar en su sabor. Me entraron ansias.

Rose y Jasper rieron, pero a mí no me hacía gracia.

-Bella, ¿crees que Rose y Jasper quieren gusanitos? Yo creo que sí, dale uno – le sonreí señalando a los traidores que se reían de mi.

-No hace falta Bella – decía Rose moviendo las manos delante de su cuerpo, intentando disimular el asco y el pánico que sentía por el gusanito.

-Dejaros de tonterías y venid a ver los patos, a Bella le va a gustar – nos dijo Alice, que estaba con Emmet tirando gusanitos a los patos, sentados en un banco. Los patos se encontraban fuera del agua, cerca de Emmet pero aun así manteniendo la distancia. Ellos olían el peligro, aunque Emmet nunca cenaría pato.

-Papiiii – gritó Bella y tiró gusanitos al suelo. Bella empezó a moverse en el coche, dándome a entender que quería salir.

La saqué del coche con cuidado y la puse de pie, cogiéndole de la manita. Bella me sonrió y empezó a andar hacia Emmet, que le sonreía. Rose le dio la bolsa de gusanitos a Bella y esta cogió uno, poniéndoselo delante a un pato.

El pato miró a Bella y vino corriendo. Mi niña sonreía, estaba alegre y salían gorgoritos de su garganta. El pato, entero blanco con sus alas verdosas y su pico naranja, observó el gusanito que le ofrecía Bella y en un rápido movimiento lo cogió de su mano. Mi niña empezó a llorar mirando al pato y me hico gestos para que le cogiera.

-Mi niña no llores – se adelantó Rose y la cogió ella.

Bella siguió llorando mientras miraba al pato, asustada. Yo no comprendía nada. Jasper gruñó y el pato se fue corriendo al estanque. Esto le causó gracia a Bella, ya que empezó a reír. Emmet terminó de darles los gusanitos a los patos y seguimos con nuestro paseo.

Bella no quiso montarse más en el coche, quería ir andando de mi mano, por lo que fuimos más lentos. Al final, nos sentamos en el césped mientras le dábamos a Bella un potito* que habíamos traído.



*********************************************



Era increíble lo rápido que pasaba el tiempo. Es normal, supongo, para un ser no-vivo y que no envejece, ver sorprendente el crecimiento de un humano. Había pasado un año y medio desde el día que fuimos al parque. Faltaban dos meses para que Bella cumpliera tres añitos, crecía demasiado deprisa y yo tenía la sensación de que no estaba disfrutando mucho. Quería que Bella siempre fuera mi niña, que no creciera, pero eso era imposible.

Mi niña había crecido mucho. Ahora medía cerca de un metro y pesaba catorce kilogramos, Carlisle decía que estaba sana y estaba desarrollándose perfectamente. Alice había insistido en dejarle crecer un poco su pelo marrón caoba, ahora le caía en ondulaciones preciosas hasta bajo los hombros, y Alice siempre le hacía dos hermosas coletas, que le daban un aire travieso. Su carita ya no era tan redonda, poco a poco se había alargado y todos sus dientes de leche lucían ahora blancos en su boca.

Todos estábamos embelesados con la niña. Era buena y cariñosa, y muy obediente. Pero estar mucho tiempo con Emmet le había afectado. Le gustaban mucho las travesuras. El otro día presenciamos una que hizo con ayuda de Emmet.

-FLASCHBACK-

-¿Dónde está Bella? Espero que no se haya vuelto a esconder en el armario – le dije a Esme y esta rió, mi pequeña últimamente se escondía mucho, era un juego que le encantaba.


-No la he visto, pero Emmet me dijo que estaría jugando con ella – sonrió y le di las gracias. Salí del salón y fui a las escaleras, pero mi niña estaba allí mirándome con una sonrisa.


Alice esa mañana le había hecho dos trenzas muy bonitas, y ahora una estaba estropeada, la otra ya no existía, se la había quitado. Su carita estaba toda llena de pintura, Emmet le habría dejado las temperas y no le habría vigilado.


-Bella, ¿qué has hecho? – le sonreí subiendo las escaleras y la cogí en brazo. Me dio un beso en la nariz y apoyó su carita en mi hombro.


-Osito Emme me a dejado das pinturas papi – me dijo con su angelical voz de apenas dos añitos y medio – Ma dado una camiseta y da he pintado muy bonita – me sonrió, le di un beso en la mejilla y ella bostezó – Tengo zueño papi – me dijo.


-Duérmete cariño – la acuné y la llevé a su habitación. Le dí con unas toallitas en la cara y le puse una bata, después la bañaría. Se metió en la cama y le arropé con su edredón de las princesas. Salí de la habitación.


Emmet andaba de puntillas hacia las escaleras, intentando no hacer ruido. Intento fallido, lo había pillado.


-Emmet, ¿qué te pasa? – le pregunté, el se hizo el desentendido – Emmet… deberías haber estado pendiente a Bella, ha acabado mancha de pintura incluso en la cara – le regañé.


-Eso no es lo peor – murmuró mirando el suelo.


-¡Ya estoy aquí! – se escuchó a Alice desde la entrada, ella había salido con Jasper a comprar un vestido para una cena.


-Por favor, escóndeme Edward – me dijo asustado, juraría que se puso más blanco de lo que ya era.


-¿Pero tú que te crees? ¿Qué no ocupas espacio o qué? – le dije y le eché de la habitación, ya que me había arrastrado dentro.


-¡EMMMMMMEEEEEEEET! – chilló Alice desde su habitación y Emmet se escondió bajo mi sofá, que se elevó un poco. Era patético - ¿Dónde está? – tronó mi hermana frente a mi puerta, puse cara tranquila y me encogí de hombros. Nunca había visto a Alice tan cabreada – Mira lo que le han hecho a mi vestido y mi camiseta. ¡La han pintorreado! Todavía no me la había puesto, y la acababa de comprar – dijo cabreada.


-Emmet está dentro – dije con una sonrisa. Mi niña me llamó con voz baja desde su habitación. Cuando entré estaba sentada en su cama, mirando sus peluches con culpabilidad en sus ojos.


Escuchaba a Alice decirle un montón de cosas a Emmet. Jasper intentaba calmar el ambiente, pero todos sus intentos eran inservibles. La rabia de Alice no disminuía.


Esme y Carlisle decidieron no intervenir, ya que solían haber muchas discusiones entre Emmet y Alice por sus travesuras. Rosalie asomó la cabeza por la puerta de Bella cuando yo me estaba sentando con ella en su cama.


-Hola Bella, iba a ver como estás – sonrió Rose y entró, sentándose en un balancín que había en la esquina del cuarto de Bella.


-¿Por qué me has llamado cariño? – le pregunté.


-¿Allie se ha enfadado muyo papi? – me preguntó con sus ojos llorosos – Ozito Emme me dijo que de pintara zu camiseta, ¿no de ha gustado?


-Si le ha gustado cariño, pero el tío Emmet debería haberte dado otra camiseta para pintar – le dije arropándola de nuevo.


-Ve a calmar los aires Edward, yo me quedó con mi Bella – dijo Rose acercándose a la cama donde Bella yacía cerrando sus hermosos ojos. Asentí y salí de la habitación, rumbo al pasillo para ver cómo en la habitación de mi hermano volaban cosas por los aires…



-FIN FLASHBACK-

Después de ese día, Bella no hizo ningún dibujo en la ropa de Alice, ya que Emmet no se lo dijo. De todas formas, hicieron más travesuras juntos. Llenarse de barro, esconderle el perfume a Rose e incluso una vez por poco inundaron el baño cuando Emmet bañaba a Bella. Esa fue la última vez que Emmet se encargó de su baño.

-Papii – me sacó de mis pensamientos la dulce voz de mi Bella – Papá, ¿me leed un cuentito? – me dijo con una sonrisa.

-Claro amor – dije mirando el reloj, era la hora en la que solía acostarse, y le encantaba que le leyera cuentos.

La cogí en brazos y la llevé a su cama. Ella se tapó mientras yo iba al juguetero y cogía La Sirenita, su cuento preferido. Empecé a contarle el cuento, observando como mi niña intentaba luchar contra el peso de sus pestañas para no caer dormida. Cuando había leído varias páginas, Bella se había quedado medio dormida. Así que me levanté y le di un suave beso en la mejilla, susurrándole un te amo.

-Te quiero papi – me sonrió y se dio la vuelta para el otro lado. La arropé bien y salí de su cuarto.

Bajé al salón, Emmet y Rose veían una película, Jasper y Alice hablaban juntos en una mesa. Fui a la cocina, Esme lavaba los cuencos de Bella que habíamos utilizado para cenar.

-Esme voy de caza – le dije – Cuida de Bella – le di un beso en la mejilla y me dirigí a la puerta.

-Edward espera – me paró – Carlisle también necesita ir, y creo que quiere comentarte algo – me sonrió.

Busqué en su mente lo que Carlisle quería decirme, pero ella no sabía absolutamente nada. Asentí con la cabeza, y fui a llamar a Carlisle.

************

Ya estábamos corriendo por el bosque. La brisa nos refrescaba la cara, los dos buscábamos un olor de algo que mereciera la pena. Un puma tal vez. Pero solo había rastros de ciervos, por lo que tuvimos que aguantarnos con eso…

Una vez estuvimos saciados, nos sentamos en la copa de un árbol. Yo sabía que Carlisle quería hablarme, lo veía en su mente, pero él no sabía cómo empezar.

-Papá, ¿por qué no me dices ya lo que llevas dándole vueltas toda la noche? – le sonreí, dándole confianza. Él suspiró y me sonrió.

-Verás hijo… Es sobre Bella, tranquilo no es nada malo – me dijo ya que al escuchar el nombre de mi princesa mis sentidos se alarmaron – Simplemente… ¿Ella no va ir a la escuela? Va a cumplir tres añitos, debería ir a preescolar – me explicó y yo me quedé pensando. En ningún momento se me había pasado por la cabeza la educación de Bella, eso parecía algo ajeno a nosotros, pero era sumamente importante.

-¿Será bueno llevarla? – pregunté temeroso.

-No creo que le pase nada, además es cabezota, ganará a cualquiera – dijo de broma – Edward, dentro de un mes es el cumpleaños de Bella, cumple tres años. Pues que empiece el nuevo curso en Septiembre, y si vemos que va mal, pues se queda en casa, nosotros le enseñamos – me sonrió y yo me quedé tranquilo.

De repente el móvil empezó a vibrarle a Carlisle en el bolsillo, produciendo un irritante sonido. Siempre llevaba el móvil consigo por si había alguna emergencia. Rápidamente cogió el móvil y se lo llevó a la oreja.

-Carlisle, la niña está mal… Tiene fiebre, está cabreada y… las cosas vuelan por los aires. ¡Daros prisa! Es urgente – dijo Alice y nada más hizo falta para que empezara a correr dirección a mi casa, en busca de mi Bella, que tan rara se encontraba y con Carlisle siguiéndome los talones.

************

¡Chicas! Sé que no hay excusas por haber tardado tanto en publicar, así que simplemente os pido perdón y espero que por lo menos disfrutéis con el cap, que cada vez vamos descubriendo cosas nuevas de Bella^^
Un beso chicas, os quiero(LL)



10 comentarios:

Maryu dijo...

huyyy primeeraaaa
jajaj me encanta estan tierno el capi esta genial hermanita no pidas perdon nosotras te entendemos
hay estan hermosa esta historia y tan tierna me encanta como habla bella ya quiero que cresca mas oye que raro tiene poderes jajaj
saludos desde colombia

Elmi dijo...

Ah!!! Que lindo, es tan tierno que me encanta!!!
Q tiene?, por que se enfermo?
Es divina esta historia, super diferente a la que estoy acostumbrada y por eso me parece genial.
Espero con ansias como se va desarrollando (sobre todo la parte en la que confunden sentimientos) cuando sean mayores... ah!!! no quiero esperar!!!! Peto toca... No?
jeejeje gracias por esta linda historia... saludes desde colombia

Anónimo dijo...

QUE BELLO CAPITULO DE VERDAD!!!!
SIGUE CON ESA TEMATICA. COMO DICE ELMI. ES DIFERENTE!!! Y ESO ES LO QUE QUEREMOS LEER. OTRAS FORMAS DE AMOR SIGUE ASIII!!!
SALUDOS DESDE MEXICO!!!!
PD: POR FAVOR DEJA ABIERTO ESTE BLOG PARA CUALQUIER LECTOR. VI QUE ESTAN RESTRINGIENDO LAS LECTURAS A SOLO PERSONAS INVITADAS. NO LO HAGAS!!!=(
HABEMOS MUCHAS PERSONAS QUE NO USAMOS EL BLOGGER. PERO QUE SOMOS FANATICAS DE ESTAS HISTORIAS. =D

nydia dijo...

Hola ya te extrañaba pero no deberias pedir perdon sabemos q tienes obligaciones q cumplir ..Ademas esta historia me encantaaaaaaa y me fascina tu forma de expresarte....Besitos desde Ecuador

Ro_Lizzy dijo...

Las perdono porque las quiero mucho y porque son unas genias, de lo contrario no!!!
Mentiraaaaa... están perdonadas de antemano y ni siquiera es necesario pedirlo.
Cuídense mucho y nos leemos siempre...
http://miangelpersonal.blogspot.com/

lauriii!!! dijo...

ayyy...!!!que tierno es Edward me encanta!qero mas!=)valio la pena la espera!!!

isabella dijo...

me encanta este edwrd como padre de bella!!! es realmente hermoso... que le pasara a bella... me encantaria saberlo pronto!
publica lo mas pronto que puedas... esta historia esta realmente bonita... y me encantaria saber que pasa mas adelante cuando cresca... espera! la niña tiene poderes!? es algo impresionante...
bye bye
besos ♥
nos leemos...

Anónimo dijo...

PORFAVOR PUBLICA TENGO MESES ESPERANDO QUE PUBLIQUES

Twilighters dijo...

xfiz publica maz estoi intrigada de verdad es mui buena tu historia xfizz publikalo zi...

Lovepasion dijo...

Buenaas! esta es la segunda historia de este blog que me leo en dos dias, me gusta mucho, espero que la continues aunque creo que hace bastante que no publicas en esta pero bueno
podrias pasarte por mi blog? http://lovepasion-lvpsn.blogspot.com.es
un beso

FIRMAS!

Firmemos todos para que S.M. escriba Sol de Medianoche:D
Pincha AQUÍ para firmar.