A tu lado por siempre, 5




Capitulo 5: Su primera palabra.

Habían pasado ya tres semanas desde el suceso extraño en el jardín. Aquel día no habíamos quedado sin palabras, por qué paso eso? Mi pequeña lo hizo? Eso es imposible. O no? Ningún miembro de la familia había hablado de nuevo de aquella tarde, pero en sus pensamientos todavía estaban las dudas y la angustia.


Toda la familia había salido a cazar, excepto Alice. Ella se había quedado conmigo. Nos encontrábamos en el salón, la pequeña Bella ya estaba dormidita y vigilaba sus sueños, unos sueños muy coloridos.

-Edward, papá quiere revisar a la niña – me dijo Alice desde el sofá – Te lo dirá esta tarde – me dejó ver su visión, era verdad.

-Y por qué? Está perfectamente – fruncí el ceño, aunque sabía un poco del motivo.

-Ya sabes Ed, lo del otro día y eso… Nos quedamos paralizados, tenemos que comprobar que no fue ella – iba a protestar, pero me cortó – Además, también tenemos que ver su estado de salud y si va creciendo bien o no – sonrió.

-Mira Alice, si queréis haremos la revisión. Pero pase lo que pase, el bebé se queda conmigo – dije con voz seria, ella asintió.

-No estamos diciendo que se vaya a ir, ella es nuestra – sonrió – Por cierto, he estado investigando sobre los padres de Bella. Por lo visto entraron unas personas a su casa – asentí pensativo, que querrían? – Y la verdad, me gustaría ir a echar un vistazo, es muy raro. Por lo que sé, el barrio en el que vivían era muy tranquilo y no poseían mucho dinero ni nada.

-Entonces buscaban algo en especial… Pero el qué? – le daba vueltas a todo, pero no encontraba una respuesta – Y los padres consiguieron escapar, pero los mato el puma – lamenté – Supongo que habrán conseguido lo que querían.

-Puede ser, pero voy a ir después. Ahora puede que haya alguien rondando así que iré en unas horas, sobre las cinco de la madrugada, antes de que amanezca.

-Yo voy contigo, Rose cuidará a la pequeña – sonreí, ella batió las palmas.

-Detectives Cullen al poder! – chilló emocionada.

-Por dios Alice! Esto no es un juego. Además, no eres una niña chica, estás echa ya una vieja – me sacó la lengua.

-Me conservo bien, a qué si? – me siguió la broma, claro que estaba bien a sus diecisiete años eternos – Estás preciosa – la cogió Jasper por detrás, todos acababan de llegar. Se dieron un tierno beso, tuve que quitar la vista, era un momento demasiado íntimo.

-Qué tal les fue? – sonreí mirando a Emmet.

-Bien. Cacé un enorme oso gris, me divertí mucho. Deberías haber visto los inútiles zarpazos que me dirigía – rodó los ojos – Y la peque qué tal está?

-Bien, suban a verla si quieran, pero como hagan ruido os machaco, está durmiendo plácidamente – sonreí.

Se vio la figura de Rose subir las escaleras corriendo. Le había faltado tiempo para subir.

-Yo voy arriba también – Esme me dio un beso en la mejilla, me sonrió y subió las escaleras. Salí al patio, a respirar aire fresco. Carlisle estaba en las escaleras contemplando el bosque.

-Ya te comentó Alice lo de la revisión?

-Sí, le haremos la revisión – sonreí.

-Es necesario hijo, compréndelo.

-Dentro de un rato iremos Alice y yo a la casa de sus padres, queremos mirar si hay algo que nos sirva. Todavía no sabemos por qué estaban los padres de Bella en el bosque.

-Vayan con cuidado, no os puede ver nadie.

-Lo tendremos Carlisle – me metí de nuevo en la casa. Ya eran las cuatro de la mañana.

Subí al cuarto de Bella, ya que ahora tenía habitación propia. Rosalie estaba sentada en una mecedora al lado de la cama de Bella y Esme descansaba en el posa brazos.

-Qué tal si mañana vamos al parque? Podríamos pasearla y jugar con ella. Alice me dijo que estaría nublado, podremos salir sin problemas – propuso Rose con brillo en los ojos.

-Es una gran idea, pero tendrá que ser por la tarde, ya que Carlisle quiere hacerle una revisión – sonreí – Nos llevaremos la cámara de fotos, esperemos que no pase como la otra vez – nos quedamos en silencio durante tres segundos, cada uno recordaba aquel extraño momento.

“Edward es hora de irnos, vamos en coche o corriendo?” me preguntó Alice mentalmente. Me acerqué a la pequeña Bella y le di un beso en la frente. Me despedí de Esme y Rose con un gesto de la mano y bajé a la planta baja. Alice me miraba con las manos en la cabeza y la ceja arqueada. Me entro la risa.

-Sabes? Últimamente estás de muy buen humor, y eso me alegra – se tiró encima de mi espalda y revolvió mi cabello más de lo que estaba.

-Eso es bueno no crees? – se bajó de encima de mí y salimos al patio – Ahora me siento lleno, estoy lleno – le sonreí.

-Toda la familia está ahora completa – nos cogimos las manos y empezamos a correr.

Corríamos despacio. Disfrutando de la tranquila noche en el bosque. La luna estaba llena, por lo que le daba un aspecto hermoso a los árboles. Pronto llegamos al pueblo de Forks. Reinaba un silencio absoluto, interrumpido solo por algún que otro ronquido de los vecinos cercanos.

Alice y yo olisqueamos el aire, encontrando la fragancia de Bella, que nos dirigía a una casa situada en una calle sucia y descuidada. Era probablemente el peor barrio de Forks, aunque este pueblo no tenía muchos barrios. Las dos calles que había estaban llenas de basuras. El cartel de neón de un bar, colgaba de un cable a punto de caerse y el escaparate de un bar yacía la mitad en el suelo. Indudablemente, era un barrio al que cualquier persona normal no querría mudarse.

-Es allí – susurró Alice y nos pusimos delante de una vieja casa pintada de amarillo claro. En la entrada aun estaba puesta la cinta de la policía y las ventanas estaban tapiadas.

-Entraremos por el tejado – dije y salté los cinco metros para llegar al tejado. Alice estuvo a mi lado en un ruido sordo.

-No hay ningún hueco – se lamentó Alice – yo lo abriré – dicho esto arrancó barias tejas, las suficientes como para que nuestros cuerpos pudieran entrar perfectamente y colarse en la casa.

Cuando bajamos, nos quedamos mirando lo que quedaba de casa. Todo estaba desordenado, como si hubieran estado revolviendo las cosas y parte de los muebles y paredes lucían quemadas.

-Bueno Alice, no quiero estar mucho tiempo despegado de Bella. Tienes cinco minutos para mirar abajo, yo miraré Alice – asintió y desapareció corriendo las escaleras.

Recorrí el pasillo mirando las fotos llena de gruesas capas de polvo. En todas aparecían los padres de Bella con ella en medio, mi preciosa bebé. Entré a una habitación, era la de los padres. La cama estaba perfectamente hecha, los cajones no habían sido abiertos y el armario se encontraba cerrado. Pero en cambio, había una enorme raja en la cuna. Parecía un zarpazo, pero no animal, si no con una mano humana. Me descolocó un poco pero seguí mirando la otra habitación y el baño, no había nada fuera de lugar.

-Edward, has encontrado algo? – me preguntó Alice entrando en la habitación que me encontraba.

-No exactamente, pero mira que cosa más extraña – le señalé el zarpazo en la cuna de Bella – Lo más raro es que todo está en orden menos la cuna, aunque tampoco quiere decir nada.

-No creo que sea importante, además la pequeña está ahora con nosotros a salvo.

-Cierto – sonreí aliviado – Y tú encontraste algo?

- Todo abajo está en orden, pero he rescatado una foto. Es bella aún mas pequeña que cuando la encontraste, he supuesto que te gustaría quedártela – me entregó la foto.

En ella se encontraba mi pequeña con un baby rosa tumbada en el sofá con varios peluches desgastados alrededor. Sus manitas estaban juntas, y sus hoyuelos estaban marcados. Salía hermosa.

-Claro, a Esme le gustará que nos la quedemos – le abracé – Volvamos a casa, ya mismo amanecerá. Las damas primero hermanita – le señalé el techo y en un ágil movimiento Alice había saltado de nuevo al tejado, después le seguí yo.

Salimos corriendo del pestilente lugar, adentrándonos una vez más en lo profundo del bosque, camino a nuestra casa. Cuando nos fuimos acercando, se empezó a escuchar los latidos de mi Bella y su respiración. Aparte, también se escuchaba una ridícula y pegadiza canción de la planta baja.

-Ya hemos llegado – anuncié y salí corriendo hacia arriba, sin pararme a saludar a los chicos que estaban en el salón. Alice se quedó abajo contándole los detalles a Carlisle.

-Hola Esme – le di un beso en la mejilla – Mira lo que hemos encontrado – le tendí la foto – La pondremos en la mesita de noche.

-Es una foto preciosa hijo, cómo les fue? Encontrasteis algo? – preguntó dejando el marco en la mesita.

-No mamá – me acerqué a Bella y me quedé de pie viéndole dormir. Una de sus pequeñas manitas se enrollaba en la sábana y sus labios estaban medio abiertos, se veía adorable – No hay ningún olor ni huellas, quien quiera que fuera el que entró tuvo mucho cuidado en no dejar rastros. Demasiado detallado para un humano diría yo – comenté pensativo.

-Bueno cielo no nos adelantemos, la policía ya se ha ocupado de todo, ahora solo tenemos que cuidar a Bella y protegerla. Ve abajo con los chicos anda, yo me quedo con ella. Rose bajó antes, estará hablando con Carlisle.

-Gracias Esme, si se despierta solo llámame – sonreí y bajé al salón. La estúpida melodía seguía sonando y me estaba empezando a molestar.

-Qué hacen chicos? – dije cuando entré al salón. Jasper y Emmet estaban delante de la enorme televisión, concentrados realmente en un juego que tenían puesto en la Play3.

-Estamos jugando al Mario Bross – dijo Emmet mientras su muñeco saltaba y cogía una seta.

-Te apuntas? – me preguntó Jasper, que iba ganando.

-Por eso la horrible canción, en serio no sé cómo os gusta ese juego. No me apetece jugar, gracias.

-Como quieras amargado – murmuró Emmet, rodé los ojos y me dirigí a la cocina, donde estaban los demás.

-Pues yo creo que será Alice – decía Alice.

-No, yo creo que será Rose, es más corto y más bonito – contestaba la rubia. Carlisle de mientras leía un libro de aspecto antiguo.

-De qué habláis si se puede saber? – pregunté confuso, ya que sus mentes eran un lío de palabras incoherentes en estos momentos.

-De cuál será la primera palabra de Bella – contestó ausente Alice.

-Carlisle, si Bella tiene ya un año y días, no se supone que debería haber dicho ya algo? – pregunté confundido.

- No será muda no? – preguntó Alice horrorizada.

-Eso no puede ser, si no, no hubiera podido reírse – la tranquilizó Rose, a Alice le apareció una sonrisa en la cara.

- No os preocupéis chicos, cuando Bella se despierte intentaremos que diga algunas palabras. Además, este tema se lo comentaremos a Esme – apaciguó Carlisle.

-Está bien. Ya son las 6:20 de la mañana, me voy a duchar y prepararé el desayuno. No creo que Bella tarde mucho en despertar.

Subí a mi habitación corriendo de nuevo. Cogí ropa limpia, le sonreí a Esme y salí disparado para el baño. Me di una ducha de agua caliente, relajando un poco mis músculos y me sequé. Me puse ropa limpia y sequé mi pelo con una toalla. Recogí las cosas del cuarto de baño y ya estaba debajo de nuevo. Había tardado cinco minutos.

-Rosalie, el otro día compré una nueva sillita para Bella. La otra ya no le sirve, ha crecido bastante – le dije a Rose, que estaba al lado de los chicos, que seguían jugando al Mario Bross – Me ayudas a ponerla?

-Vale, pero date prisa, hoy me toca darle de desayunar a mí, ayer la alimentaste tú – se levantó y salimos al garaje.

-Está bien, toma – le tendí la sillita que estaba en el maletero de mi fantástico Volvo.

-No es posible que no sepas ponerla – me rodó los ojos y metió la mitad del cuerpo en la parte trasera. Vi como hacía algunos movimientos y rápidamente salió – No es nada difícil – acomodó su pelo – Vamos dentro Eddy – se burló y entró corriendo.

Cerré el coche y sonreí. Mi vida ahora era perfecta, era completa y yo era inmensamente feliz. Todo el mundo había cambiado, pero sobre todo Rose. Ahora no era la rubia vanidosa y orgullosa que era antes. Ahora era buena, se veía siempre contenta y amaba a la pequeña. Todo el mundo era más responsable y estábamos mucho más unidos que antes. Era increíble lo que esa pequeña niña nos había hecho y cómo había puesto nuestra vida en el rumbo correcto.

-Y esa sonrisita Eddy? – Me dijo Emmet, recalcando el horrible mote, pero ya no me molestaba – Contéstame, Eddy – sonrió con sorna.

-No me molesta el mote Emmet – se le borró la sonrisa de la cara – Qué pasa? Ya te ganó Jasper la partida o qué? – reí y se puso serio – No te mosquees “osito” – Emmet avanzó hacia mí con gesto amenazante.

-Solo me llama osito Rose, tú no pequeño Eddie – me dijo fríamente a un metro de mí.

-Soy más grande que tú – le respondí intentando no reírme. Jasper me mandaba olas de risa, y no ayudaba en nada.

-Solo en edad, tengo más cuerpo que tú – me dijo con sorna.

-Pfff – empecé a reírme ya que Jasper aumentó la intensidad – Jasper… no hagas… trampas – conseguí decir.

-Te voy a estrangular – me dijo Emmet y avanzó corriendo hacía mi.

Corriendo sin dejar de reír esquivé a Emmet, que me perseguía como loco por el salón. Me encerró en la esquina de las escaleras, me miraba con furia, aunque realmente no pensaba hacerme nada. Embistió con poca fuerza, pero salté a tiempo para quedar de pie en la barandilla de las escaleras. Emmet atravesó la pared y quedó en medio, solo podía verle las piernas, la otra mitad estaba en la cocina.

-Niñooos! – chilló Esme enojada, Jasper dejo de mandarme olas de risa y nos pusimos todos serios – Mi pared! – dijo cuando volvió la esquina, ahora llevaba a Bella en brazos – Quiero eso arreglado ya! – fui hacia ella con cuidado y cogí a Bella.

-Hola amor – le di un beso en la cabeza, ella rió y se le cayó el chupete. Lo enjuagué en el fregadero y se lo di de nuevo – Viste al tío Emmet? – le señalé al tío Emmet que estaba intentando salir del agujero con ayuda de Jasper. Ella rió y batió sus manitas en palmas.

-Muy gracioso no? – dijo Emmet cuando estuvo fuera mirando a la peque – Quieres ver a tu padre convertido en picadillo de vampiro? – amenazó mirándome, le arqueé la ceja divertido.

-Contrólate Emmet, no seas bobo – le golpeó Jasper en la cabeza.

-Bueno, mejor que arregléis la pared, si no Esme se va a enojar – dije y me fui a la cocina.

-Será cabr – no le dio tiempo a terminar a Emmet.

-Oye! Ahora no se puede decir groserías, compórtate por favor – le dijo Rose medio enfadada.

-Vale cariño – le dio un beso.

-Anda y arregla eso – dijo Rose y se vino también a la cocina.

Esme había preparado unas papillas y había calentado un biberón de leche. Mi pequeña se quitó el chupete al suelo y se puso a hacer gorgoritos en dirección a la comida. Rose le sonrió cariñosamente y me la quitó con cuidado de mis brazos. La alimentó con cuidado, haciéndole juegos a mi pequeña, que se reía y comía todo.

-Edward, ve a ayudar a tus hermanos – me dijo Esme con voz dulce, aunque algo me decía que aun estaba enojada.

-Vale Esme, los chicos ya están rellenando el hueco, solo les ayudare a pintar – sonreí – Ahora vuelve papá – dije a mi pequeña. Pero cuando me fui a ir, sus ojos se empezaron a llenar de lágrimas. Ya estaba acostumbrada a que me quedara con ella.

-No te pongas triste cariño, papá ahora viene – le sonrió Rose – A que sí Edward? – me metió prisa y asentí.

-Cómo vais? – les sonreí a los chicos.

-Bien, menos mal que no nos cansamos – rió Jasper.

-Esto lo deberías estar haciendo tú – me apuntó Emmet con una brocha de pintura. Yo cogí un escobón y empecé a recoger los escombros.

-Te equivocas Emmet, me debías una te acuerdas? – sonreí. El pareció confundido pero después se acordó. “La otra noche…”

-Agh! Odio que lleves la razón – dijo mientras se sacudía las manos. El hueco de la pared había quedado como nuevo.

-Bueno, y por qué te debía una? Soy el único que no me entero – dijo Jasper mientras caminábamos a la cocina.

-Que te lo cuente ahora – sonreí y señalé a Emmet con la cabeza.

-Ya ha comido – sonrió Esme – Ve a cambiarla, toca quitarle el pañal – fue a ponerla en mis brazos pero Alice se interpuso de repente y la cogió.

-Y tú desde cuándo estás aquí? – le fruncí el ceño.

-Acabo de bajar – le dio un beso a mi pequeña – Yo cambiaré a Bella, Carlisle nos espera en su oficina.

-Está bien, vamos todo para allá. ¡Tonto el último! – gritó Emmet y corrió escaleras arriba. Jasper corrió detrás de él y Rose sonrió. Yo me dediqué a rodar los ojos.

-No quiero pensar en lo que harán cuando Bella crezca – dijo Alice y subió las escaleras.

-Vamos arriba no? – Sonrió Esme – Ya he limpiado lo del desayuno – asentí y fuimos arriba, aunque a paso normal.

-Parece que esto fuera a ser un espectáculo – rió Carlisle mientras terminaba de acomodar un sillón que acababa de poner ahí. Emmet estaba sentado en el suelo, reclinado en la pared y Jasper también, aunque este último estaba de pie.

-Ya estamos aquí – gritó emocionada Alice entrando por la puerta – Toma Carlisle – le dio a Bella, quien sonrió al ver a Carlisle.

-Hola preciosa – le sonrió – Vamos a ver cómo estás – y dicho esto se metió de lleno en revisar a la pequeña.

Nos iba informando de la estatura de la niña, del peso, de todo lo importante. Físicamente estaba bien, pero Carlisle nos había dicho que teníamos que arroparla y abrigarla mejor ya que al estar con vampiros de cuerpos helados, al permanecer en contacto con nosotros pillaría un refriado.

-Está perfectamente – suspiré tranquilo. Durante la media hora de revisión había estado nervioso, mirando en la mente de Carlisle todo lo que le pudiera pasar a mi pequeña Bella.

-Cariño, Rose me contó lo de las primeras palabras de un bebé – Esme se acercó a Carlisle, yo recogí a mi pequeña y la abracé. Ella era mi mundo – Intentamos que diga algo? – dijo emocionada.

-Claro. A ver Bella, di papá – sonrió Carlisle mirando a mi pequeña. Todos estaban alrededor nuestra. Bella miraba a Carlisle como si tuviera un tercer ojo.

-Di Rose.

-Di Alice.

-Di Jasper.

-Di Gran Tío Emmet – sonó un golpe – Caray Rose – susurró.

-No se anima – murmuró Esme. De verdad se había ilusionado.

-Ya llegará el momento, no hay que forzarla – dije mirando a mi pequeña.

-Mm. No será por culpa del chupete? – Dijo Emmet frotándose la barbilla – Sí, seguro que es por el chupete. Ese objeto diabólico – avanzó hacia nosotros con posición de ataque, mirando fijamente el chupete que descansaba en la boca de la niña.

-Emmet estate quieto – le advertí.

En un abrir y cerrar de ojos Em tenía en sus manos el chupete de la niña. A esta le temblaba el labio inferior, se aproximaba un llanto. Emmet sonreía con el chupete al aire, los demás esperaban mi reacción y la de Bella.

Puse a Bella en los brazos de Esme y salí tras Em, quería que me devolviese el maldito chupete, si no Bella lloraría y eso era lo último que quería.

-Papapaapapaapapapa – escuché detrás de mí. Giré sobre mis talones para ver a mi pequeña con los ojos vidriosos y las manitas extendidas hacia mí – Papaapapapa – repetía de nuevo.

-Su primera palabra – dijo Esme emocionada.


**********


Hola! Aqui el capi de esta historia desde qe paso el asunto del plagio. Espero que os guste y dejadme vuestros comentariooss*.* Os quiero!

10 comentarios:

catherina dijo...

meeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.........encanta..
BESOSSSSSSSS

Anónimo dijo...

Me a encantado el capitulo de hoy. Ha sido muy original y emocional, sigo riendome de como escribis a Emmet. Tenia unas ganas de leerlo.
No tendriais que hacer caso de los comentarios negativos, como se dice las palabras se las lleva el viento, tambien se dice que una idea se lleva a millones de ideas y este fic y algun que otro no es un plagio, porque dais ese toque expecial de humor que poneis en todos vuestros fics, puede que antes el titulo, pero si esas personas que os dicen esas cosas leyesen vuestras historias sabrian que son totalmente diferentes. Os animo a escribir y a pasar de esos comentarios que seguro que son de alguna petarda que conozcais en los estudios y que les caeis mal. Y porque quereis quitar un fic de vuestro blog?. Ayyyyyyyy dejaros de comeros la cabeza, que vuestro blog esta genial (hay diferentes tipos de fic para escoger, teneis ayudantes que se encargan de otros fics y no es muy grande para que te pierdas en el, porque esta demasiado ordenado, yo conozco unos cuantos que me he perdido, hay que reconocerlo). Animo y animaros que os ha quedado el capitulo impresionante. Hasta la proxima.

irene comendador dijo...

Me gusto de la primera hasta la ultima palabra del capi, cuando Alice empieza a decir lo de los detectives, jajajaj casi me meo de la risa, que infantil que es a veces, y cuando Emmett esta incrustado en la pared, genial sin duda, pero lamejor parte es esa primera palabra de Bella, esa maravillosa palabra
papa
wow casi se me cae la baba a mi tambien
chicas sois maravillosas y haceis un trabajo digno de mencion, os adoro
siempre para vosotras
Irene

Ro_Lizzy dijo...

Wauuuuu!!! me encanto es super dulce!!! son unas genias y Emmet es tan infantil que llega a ser irritante.
Dijo papá!!! que lindo... estoy segura de que si el bombomcito fuera humano estaría llorando a moco tendido!!
Aunque tengo la leve impresión de que Bella no es del todo normal... como sea espero no tarden mucho o voy a morir de intriga.
Saben donde encontrarme, no duden en hacerlo cuando sea y para lo que sea.
Cuídense mucho!!!

Dulce dijo...

Precioso el capi
me encanta como se comporta Em y Al
son tan infantiles.
En fin sigue adelante con este fic. Me gusta muucho.
xoxo

..//((^aLexcullen^))//::.. dijo...

mis hermanitas amadas del otro lado de charco je je je... ya las extrañaba muchototote je hay que cap tan mas lindo me da gusto que hayan decidido no quitarlo y mas me da gusto que lo retomen mis niñas hermosas... de verdad ahora que hablando del cap ja ella no dijo papá en si o si? noooo ella solo dijo papapapapapapa nada de papá jajaja que mala soy verdad je en fin sigan escribiendo ya las extrañaba y con respecto al cap de mircel esta hermozo de verdad me late ver a un Edward todo sentimental... tan diferente al que veo siempre... vale las dejo cuidence las quiero cale besos bay

maryuri_nature dijo...

huyy se me adelantaron muchote =) hermanita esta genia el capi me encanto y sobre todo la primera palabra de bella y lo de "detectives cullen" ;)jajaja (tu sabes) jjj y ese emmett es tan divertido me encanta te felicito
hay chicas ojala no quiten ningun fic porfa porfa a mi me gustan todos
las quierooo muchooo
saludos desde colombia

mariana dijo...

meeeeee gustooooo muchooooo no tardes en publicar, te mando un beso

Anónimo dijo...

SIGAN ESTA HISTORIA POR FAVOR!!!
ESTA MUY TIERNAA!!

karla_carrillo1990 dijo...

woooo me encanta la historia porfavor sig escribirndo.....
k tierno edward de papá, me muero de ansiedad por saber k es lo
k sigue.. felicidades esta de poca :)

FIRMAS!

Firmemos todos para que S.M. escriba Sol de Medianoche:D
Pincha AQUÍ para firmar.